La Secretaría de Ambiente del Distrito Metropolitano de Quito y la Universidad San Francisco de Quito firmaron un convenio de cooperación institucional para la creación del Corredor Ecológico para el Oso Andino mediante una política pública expresada en la Resolución No. 431 el 11 de julio de 2013.  Esta decisión política implica un gran compromiso y responsabilidad asumidos por el municipio capitalino para garantizar la conservación del Oso Andino y el manejo sustentable de su territorio.

El Corredor  Ecológico del Oso Andino tiene un área total de 65.000 hectáreas y se extiende por cinco parroquias del Distrito Metropolitano de Quito: Nono, Calacalí, Nanegalito, Nanegal y San José de Minas. El corredor  ecológico permite que los osos puedan desplazarse libremente para satisfacer sus necesidades ecológicas de reproducción y alimentación.

La presencia de  barreras naturales como el Río Guayllabamba y las barreras artificiales como la carretera Calacalí - La independencia,  limitan el normal movimiento de osos y otras especies, repercutiendo a futuro en la dispersión e intercambio genético entre individuos de sub poblaciones, por lo que al momento, se están analizando los lugares idóneos para la realización de túneles y puentes que faciliten su movilidad. 

El proyecto del Corredor Ecológico,  a través de la participación de diferentes actores, tanto científicos como locales, pretende garantizar la supervivencia del Oso Andino, y de muchas más especies que conviven en su hábitat.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Banco InternacionalQuiportZooQuitoTatooGray LineSierra Blanca